miércoles, 30 de enero de 2013

Tiempos de crisis. Y lo que nos queda dirán muchos. Y es cierto, pero la vida sigue y de lo mejor que tiene son la familia, los amigos, los ratos que pasamos con ellos. Y la crisis nos ha recordado que podemos hacerlo en casa, gastando poco, participando todos y disfrutando, sin mas, de todos. Sin necesidad de grandes marcos, ni de grandes presupuestos.
Vamos a redescubrir las alegrías de la cena en casa, la intimidad con los cercanos...
Y esta receta va de eso. De hacer algo original, barato, fácil y rápido.
Vamos a ello:



PECHUGAS DE PAVO CON MARISCO. 

Ingredientes

Para 4 personas. 
1/2 kg. de pechugas de pavo en filetes no muy finos.
8 piezas entre langostinos, cigalas, gambones...lo que haya.
1 cebolleta tierna, o media cebolla no muy grande.
2 tomates pelados, pueden ser de lata al natural. Pero mejor no.
1 hoja de laurel.
1 copa de cava seco o brut. Nada de guarrerías dulces o semis.
Aceite, sal y pimienta

 

Ahora vamos a trabajar:  

En una cazuela, mejor de barro, calentar un dedo de aceite Oleobética Arbequino y saltear el marisco hasta que tome color. Color de estar hecho, se entiende.
Reservar aparte y, en el mismo aceite a fuego vivo, dorar bien rápido los filetes de pavo previamente salpimentados al gusto. (Al gusto del que los cocina, no vale que vengan los comensales con exigencias, encima).
Reservar junto con el marisco.

En el mismo aceite, que empezará a estar bien sabroso, sofreír la cebolleta cortada fina hasta que esté tierna, añadir el tomate, dar unas vueltas y dejar hacer a fuego lento quince minutillos. Añadir el cava y la hoja de laurel entera, y dejar cocer cinco o diez minutos más, hasta que la salsa esté ligada.

Devolver a la cazuela el marisco y las pechugas, dejar hacer unos cinco minutos (el pavo tiene que hacerse, pero no secarse, por Dios).

Y a la mesa.
Acompañaos de un vino blanco o un cava secos y de muy buena compañía.
Que lo paséis bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada